La reacción exagerada a un problema experimentado en el matrimonio puede potencialmente causar más daño a los intentos de reparar la relación que el problema mismo. Cada vez que haya una dificultad en el matrimonio, una puerta debe ser dejada abierta para la entrada del remordimiento y de la restauración. La represalia no crea una vía hacia la reconciliación, a menos que el objetivo sea castigo en lugar de recuperación.

El enfrentar una ofensa de la esposa o permitir que el esposo sufra las consecuencias de sus acciones es apropiado. Lo que no es productivo es continuar acusando, reprendiendo, degradando, humillando, poner una norma muy alta de manera irrazonable para el perdón y permanecer disciplinario en cada interacción. Estas reacciones a un conflicto no dan lugar para un cambio del corazón. Cada vez que hay un juicio hay también una sentencia y donde hay una sentencia allí habrá castigo. Una atmósfera de hostilidad en un matrimonio es tóxico para cualquier intento de conseguir que las cosas regresen a su normalidad.

El perdonar no es olvidar. La transparencia y la responsabilidad son siempre buenas medicinas para tratar el daño hecho a un matrimonio cuando la confianza y la seguridad han sido violadas. Continuar trayendo a la memoria de un cónyuge una transgresión donde ya ha habido una expresión genuina de dolor puede terminar siendo ¡la más grande de todas las transgresiones!

Referencia de las Escrituras: Mateo 18: 21-22

Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: —Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? —No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces —le contestó Jesús—. (NVI)

Haga clic aquí para descargar esta semana

Cuota

Algunas cosas para hacer durante la semana.

Día 2: Reflexionar sobre el mensaje y la lectura de las Escrituras; diario si quieres
Día 3: Ora o medita sobre lo que crees que necesitas
Día 4: Discuta el mensaje y las escrituras con su cónyuge
Día 5: Planifique cómo puede responder mejor al mensaje
Día 6: Descanso; no pienses en el mensaje o la escritura; escucha en la quietud
Día 7: Vuelve a comprometerte con tu matrimonio

Stay in the loop

Subscribe to our free newsletter.

Thank you for your message. It has been sent.
There was an error trying to send your message. Please try again later.

Don’t have an account yet? Get started with a 12-day free trial